Neuromarketing. ¿Qué es? Suena lógico, neuro = neuronas, marketing = mercadotecnia. Pues es exactamente eso, aplicar diferentes técnicas de neurociencia al marketing. Funciona como una herramienta para la investigación de mercados para entender cuáles son los intereses de las personas y en dónde prestan más atención frente a diferentes estímulos presentados. De esta forma se pueden medir las emociones y sensaciones y ver cómo reaccionan los consumidores frente a distintos anuncios publicitarios o piezas de comunicación.

Uno de los indicadores más importantes para las emociones es nuestra cara. Cuando nos reímos o lloramos, exhibimos nuestras emociones permitiendo a otras personas “leer” nuestro rostro basándose en los cambios de nuestras características faciales: ojos, cejas, párpados, labios, fosas nasales, entre otros. Es la esencia de lo que nos hace humanos e impacta directamente en nuestra rutina diaria, interacción social, atención, percepción y nuestra memoria.

 

Expresiones faciales
Expresiones faciales

 

De acuerdo con el estudio Análisis de expresión facial: todo lo que necesitas saber para elevar tu investigación con el análisis de las emociones publicado en 2016 por iMotions, con el análisis de la expresión facial se puede probar el impacto de cualquier contenido, producto o servicio que se suponga, que provoque excitación emocional y respuestas faciales: objetos físicos como sondas o paquetes de alimentos, videos e imágenes, sonidos, olores, estímulos táctiles, entre otros. Además, también influye en las expresiones involuntarias, ya que reflejan los cambios en nuestro estado emocional que son provocados por estímulos externos o alguna imagen mental que venga a nuestra cabeza. Definitivamente la evaluación de las preferencias de los consumidores y la comunicación persuasiva son factores críticos en el marketing.

Claro, estamos de acuerdo con que los cuestionarios e informes son herramientas útiles para obtener información y conocer las actitudes de los consumidores, pero en ocasiones se podrían ver afectados o limitados a la hora de dar sus respuestas por factores sociales o incluso, por hacerlas muy conscientes. Aquí es en donde el análisis de la expresión facial puede hacer mucho para mejorar la estrategia de mercadotecnia de las empresas.

Pero, ¿de qué manera se pueden analizar? Existen maneras diferentes:

  1. Mediante el seguimiento de la actividad electromiográfica facial.
  2. A través de la observación en vivo y la recopilación manual de la actividad facial.
  3. Por medio del análisis automático de la expresión facial usando algoritmos de visión artificial.

Con esto, se pueden mejorar y optimizar productos, se pueden evaluar los segmentos de mercado e identificar las audiencias objetivo y las personas más adecuadas para destinar los mensajes publicitarios o estrategias de mercadotecnia.

La llegada de esta herramienta para la investigación y el análisis a nuestro país es muy reciente, por lo que no existen muchas empresas que lo utilicen o lo consideren un método fundamental en su forma de exploración. Nosotros creemos que conforme esta tendencia se siga imponiendo y utilizando en otros países, cobrará la misma fuerza en México y las empresas decidirán invertir en este tipo de tecnología para optimizar sus estrategias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *