A lo largo de los años, hemos experimentado con la repostería y con el sabor de los postres. Más que solo un gusto, en el país es una tradición de la gente. Con la llegada y la apertura a nuevos mercados, nos hemos sabido adaptar a diferentes culturas culinarias en donde el mexicano busca satisfacer nuevos sabores para el paladar.

“La Procuraduría Federal del Consumidor resaltó que desde que se introdujeron los pasteles al mercado nacional, la población lo incluyó en su dieta”.

 Las Pastelerías son un Delicioso Negocio, Clip

 ¿Cómo ha impactado la repostería en México?

Según un estudio obtenido de Euromonitor Internacional, los mexicanos tienen el consumo per cápita más alto del mundo en la compra de pasteles. Sorprendentemente, se estima que una persona consume hasta 20 kilos de pastelillos al año y, por este motivo, se ha convertido en una de las principales tendencias con más crecimiento en este sector.

Según la Secretaría de Economía del país, la industria de la repostería ha crecido constantemente durante los últimos años, llegando a generar casi $240 mil millones de pesos.

Tomando en cuenta las nuevas preferencias del mercado, cada vez son más las personas que buscan un bocadillo gourmet y personalizado, esta es la nueva forma de consumir. Por esta razón, los productos del mundo de la confitería se han convertido en una necesidad en la vida de las personas de cualquier nivel socioeconómico en México.

¿Empresa exitosa de repostería?

 En Cabrera & Co. nos gusta reconocer los logros de empresas exitosas tal y como lo es el reconocido negocio familiar, Alafandi.

Trabajando desde su propia cocina y con la ayuda de Samuel, Fátima y Sarah, sus tres hijos, la señora Luz fundó la compañía en 2004 en la ciudad de Guadalajara. Todo inició horneando brownies para sus familiares y amigos y, de esta forma, la empresa empezó a darse a conocer en el mercado tapatío.

Luz formalizó el negocio e inauguró su primera sucursal en 2008 en la calle Yaquis, ubicada en la colonia Providencia. Parte de su éxito se debe al pastel de arcoíris, su producto estrella.

Hoy Alafandi cuenta con tres sucursales, en las que se puede encontrar una amplia gama de postres como: galletas, pasteles, panes, gelatinas, brownies y más. Ellos no se limitan únicamente a vender productos, sino que ofrecen un servicio personalizado y excepcional para cada uno de sus clientes. Esta es la verdadera ventaja competitiva de la empresa.

A pesar de que la emprendedora decidió dejar el negocio, su legado pasó a manos de las personas que más confía, sus hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *