Hoy en día, el contenido al que el usuario se expone en internet cobra mayor relevancia. Desde vídeos musicales hasta cortometrajes, se tiene acceso rápido a cualquier tipo de contenido y solo se necesita un dispositivo con acceso a internet.

En un estudio publicado por Deloitte, se entrevistó a 201 adolescentes mexicanos  entre 13 y 17 años de edad, 53% del total representado por mujeres, y el 47% restante por hombres. Dicho grupo de edades mejor conocido como Generación Z. Sin embargo, el término con el que se les ha denominado a los mismos, y el enfoque principal a lo largo del estudio; es la terminología de internautas.

¿Quienes son los internautas?

En este caso, todas aquellas personas, dentro de la generación Z, claro está, con acceso a internet. Pero de manera más específica, personas que conectan a internet 2 de los 3 dispositivos móviles con los que cuentan o que usan con regularidad.

¿Qué hacen? La mayoría de los internutas asegura que ve contenido en línea mientras realiza sus actividades cotidianas, sea desde estudiar o hacer tareas, hasta para escuchar música.  El contenido de entretenimiento juega un rol muy importante para los usuarios y es el más consumido desde smartphones.

Otro punto importante es la manera de socializar en línea. Dentro de las plataformas más utilizadas por este segmento, siguen encabezando; Facebook, WhatsApp, YouTube, Instagram y Twitter. En ese orden respectivamente.

“Consumir contenidos al navegar en redes sociales como ver fotos o leer publicaciones, representa  mayor relevancia que el uso de mensajería instantánea” (Deloitte, 2018).

¿Cómo se relacionan con la publicidad en internet?

La obtención de algún tipo de beneficio por parte de la marca hacia el usuario, es un factor detonante al aceptar o no algún tipo de publicidad. Los principales beneficios que el usuario considera relevantes al momento de estar expuesto a cualquier tipo de publicidad; son los siguientes:

 

¿Compras en línea?

La facilidad para comprar por medio de internet es un hecho que promueve esta misma acción entre los internautas, al tener conexión a internet 24/7 se vueleve una tarea sencilla y al alcance de todos. Sin embargo, aunque este segmento está dentro de una nueva era digital, la falta de acceso a una tarjeta de crédito y la desconfianza que genera el dar datos personales al comprar en línea, son los principales obstáculos para que se lleve a cabo esta acción.

La manera en que la  generación Z consume contenido en línea, representa una gran oportunidad para las marcas, sin embargo, aún  existen dificultades en el proceso para permitir que las compras en línea fluyan en un 100% sin desconfianza por parte del usuario.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *