Uno de los principales problemas con el que se encuentran nuestros clientes es la gestión de su fuerza de venta, ya sean vendedores de piso o vendedores que salen del establecimiento a captar clientes.

Para los vendedores de planta, la gestión se complica cuando el negocio cuenta con varias sucursales. Este es el caso de unos de nuestros clientes, Pastelería Alafandi.

Alafandi

Alafandi cuenta con tres sucursales en la zona metropolitana de Guadalajara, en cada sucursal hay dos vendedores repartidos en turno de mañana y tarde. La principal problemática que afrontaba su dueño era la supervisión de cada uno de los vendedores, así como del estado de la sucursal.

Era muy normal llegar de improviso a alguna de ellas y que la condición del establecimiento no fuera la óptima: las vitrinas no estaban limpias y ordenadas, el suelo estaba sucio o no vestían el uniforme de la manera establecida.

Para solucionar esto se llevaron a cabo una serie de acciones, entre otras:

  • Creación de un checklist específico de tareas que se debían realizar en cada turno, uno o dos veces.
  • Visitas sorpresas aleatorias para comprobar si realmente lo anotado en el checklist se estaba cumpliendo por parte de los vendedores.

El resultado fue sucursales con mejor apariencia, más ordenadas y vendedores más implicados en cuidar el estado de las instalaciones.

Como se aprecia, con medidas simples se pueden solventar problemas que afectan a la productividad e imagen del negocio.

Desde Cabrera & Co. queremos ayudarte a que tu negocio funcione de manera óptima para que siga creciendo y atrayendo nuevos clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *